El blog de José Luis Povo

El blog de José Luis Povo

domingo, 5 de marzo de 2017

CRONICA DEL 8º ENCUENTRO TINTINÓFILO



Ayer sábado día 4 de marzo celebramos el 8º Encuentro de la Asociación Tintinófila de Habla Hispana ¡MIL RAYOS! El evento tuvo lugar en la Fundación Carlos de Amberes de Madrid,y, como ya contamos en este blog, tuvo como temática principal la de la Ciencia en los cómics de Tintín, bajo el título "Hergé: ciencia y Ficción".
Como el año pasado, el evento no fue solo vespertino,sino que se amplió a la mañana. A partir las 12 h. tuvimos pues actividades, y el éxito de participación, ya desde esa hora, superó todas nuestras expectativas.
Abrimos con la mesa redonda sobre la Nueva edición coloreada de Tintín en el País de los Soviets, moderada por Pedro Rey, con la participación en la mesa de David Baker y un servidor.


Mesa redonda sobre la versión coloreada de "Tintin en el país de los soviets"
Tras romper el hielo con las valoraciones personales de los miembros de la mesa, abrimos el micrófono a los asistentes, que fueron expresando sus opiniones. Hubo diversos puntos de vista en un debate que resultó de lo más enriquecedor. Se trataron desde los aspectos puramente estéticos sobre el resultado final de esta edición, a otros más abstractos como las motivaciones que hay detrás de esta iniciativa, o si Hergé la habría deseado o aprobado, e incluso algunos más técnicos sobre el proceso del coloreado digital.
A continuación visitamos la exposición "Cohetes, ultrasonidos y caramelos blandos", comisariada, como en ediciones anteriores, por Alejandro Martínez Turégano. Esta vez lo ha hecho a distancia desde Bruselas, donde reside actualmente. (Aunque al final, felizmente, pudo viajar a Madrid para incorporarse al encuentro). Organizada en varios bloques temáticos, la muestra presentaba diversos objetos, imágenes, libros y revistas que ilustraban cada tema: Hergé y su visión de la Ciencia y la Tecnología, el ilustre profesor Tornasol, la aventura lunar, la ciencia en malas manos,los (contados) errores científicos en la obra de Hergé y los otros científicos en Tintín, los colegas y amigos de Tornasol. En conjunto presentaba un relato de lo más completo sobre el tema a tratar, a través de un recorrido visual de lo más apasionante.






Vistas de la exposición

Vistamos también la tienda de CAN TONET, que una vez más desplazaron hasta el lugar una gran cantidad de material relacionado con el mundo tintinesco, que hizo las delicias de todos.
Tienda de Can Tonet

A continuación tuvimos el placer de escuchar la charla de David Baker "Ciencia con retintín". David fue desgranando de un modo de lo más ameno y divertido un buen puñado de referencias a la ciencia que fue relacionando con el mundo de Tintín, desde el principio de Arquímedes al de indeterminación de Heisenberg, las leyes de Newton  o la teoría de la relatividad de Einstein.  David iba, además, pertrechado con unos cuantos Sugus, que lanzaba a aquellas personas del público que respondían correctamente a alguna de las cuestiones que fue planteando. Caramelos blandos: un premio digno del mismísimo Hipólito Calys, ¡Mil Rayos!

Un momento de la charla de David Baker

Tras la pausa del mediodía, los actos se reanudaron a las cinco de la tarde con la charla pronunciada por nuestro tintinófilo del año, el físico, matemático, profesor de Historia de la Ciencia y académico José Manuel Sánchez Ron. Tras hablar brevemente sobre lo que ha significado para él la obra de Hergé a lo largo de su vida y relatarnos que se había releído la colección completa con ojos de científico para la ocasión, pasó a comentar, apoyándose en imágenes, aquellos aspectos de las aventuras de Tintín que más relación tienen con el mundo científico y técnico, en un recorrido cronológico desde Tintín en el Congo a Vuelo 714 para Sydney. Se detuvo especialmente en La Estrella Misteriosa, el díptico lunar o El Asunto Tornasol, en las cuales la ciencia tiene un papel protagónico, ofreciendo su opinión sobre el modo en que Hergé explicaba los temas relacionados con el conocimiento científico y técnico. De todo ello, los asistentes pudimos sacar la conclusión de que hay mucha ciencia en Tintín y de que en general Hergé se preocupó por el rigor y la veracidad, lo que otorgaba un carácter incluso didáctico a sus cómics, perfectamente integrado con las propias aventuras.

El profesor Sánchez Ron en un momento de su intervención

A continuación, Sánchez Ron recibió de manos del ex-vicepresidente y  recién nombrado presidente de la Asociación, Nino Paredes, la placa conmemorativa que le acredita como tintinófilo del año, galardón que le llenó de emoción y orgullo. Gracias una vez más a Jesús por la elaboración de la placa, como siempre un trabajo increíble.
Momento de la entrega del premio de Tintinófilo del año a José Manuel Sánchez Ron

Tras Sánchez Ron, le llegó el turno a Jordi Ojeda, doctor Ingeniero Industrial y profesor de la Universidad de Barcelona, que desde hace 20 años promueve la divulgación de la ciencia a través del comic con su proyecto CCT (Comic Ciencia y Tecnología). El tema de su ponencia fue "la anticipación científica en el díptico lunar". Sus palabras nos ayudaron a contextualizar los álbumes "Objetivo: la luna" y "Aterrizaje en la luna" en la época en que fueron escritos y dibujados y familiarizarnos con el grado de avance de la carrera espacial en ese momento. De la cronología de los hechos reales pasó a la explicación pormenorizada, pero en un lenguaje no excesivamente técnico, de una serie de aspectos clave de la aventura lunar de Tintín (el problema de la gravedad cero, el de la falta de oxígeno, el giro del cohete al tomar tierra, la posibilidad de que exista hielo en la luna, etc.)
Jordi Ojeda durante su ponencia

Siguiendo la secuencia  la propia narración de Hergé, pudimos conocer hasta qué punto los hechos y explicaciones que se cuentan en el cómic responden o no a la realidad científica. Pudimos comprobar que, si bien existen convenciones o concesiones, como en cualquier obra de ficción, Hergé se preocupó de mostrarnos un relato compatible con la realidad, un viaje que se mostrara viable y creíble. Vimos también algún error reseñable, como es la posición, tumbados boca abajo, de los tripulantes del cohete en el momento de mayor aceleración (despegue) que en la realidad les habría hecho morir aplastados. 
Después, tras la visita vespertina a la exposición y a la tienda de Can Tonet, volvimos al salón de actos para escuchar a Fernando Alcantarilla, magistrado del Tribunal Constitucional,que acaba de publicar el libro "El siglo XX en viñetas: barabarie y Humanismo en el comic europeo", que tuvo ayer oportunidad de presentarnos, basado en una tesis doctoral que le ha valido el Premio de Defensa 2.016. Fernando nos ofreció una interesantísima charla sobre los temas "El progreso científico. ¿Línea clara o línea oscura?" y "La racionalidad de Tintín ante lo fantástico".

Instantánea de la conferencia de Fernando Alcantarilla

Dio un repaso a algunos de los momentos más relevantes de la obra de Hergé en la que se muestra el progreso científico. Además de Tintín, nos habló de Jo, Zette y Jocko y su avión estratosférico Stratonef H-22(El testamento de Mr. pump- Destino Nueva York).  Nos habló también de la presencia de la ciencia (no siempre en su lado más amable) en otros  comics europeos, como los de Edgar P. Jacobs (El rayo U, Blake y Mortimer), Jacques Martin (Lefranc). Milo Manara (El clic), o Clevinger y Vegener (Atomic Robo). En la última parte de su charla, dio unas pinceladas sobre la presencia  de los elementos misteriosos, esotéricos y paranormales en Tintín, que tuvo su culmen en el sueño premonitorio de Tintín en el Tíbet. Nos contó cómo, ante fenómenos aparentemente extraños y personajes turbadores como  brujos, chamanes o faquires, Tintín se muestra casi siempre racional y descreido. Nuestro héroe no da crédito a supersticiones, con alguna destacada excepción, como cuando ve caer una estrella fugaz y le dice a Milú "formula un deseo", siendo aquí su fiel mascota  quien da el contrapunto más racional, respondiendo "en vez de estas tonterías, mira mejor por donde pisas"...
Finalmente, dimos paso, de la mano de Paloma Pérez,  a la entrega de premios del tradicional sorteo de objetos tintinescos por gentileza de Can Tonet, y al sorteo entre los socios de una estancia en el hotel rural temático dedicado a la Bande Dessinée 26 Labrador. Desde aquí agradecemos su patrocinio. 

Paloma Pérez con uno de los premiados
 en un momento de la entrega de premios

Y sin más, pusimos así punto final a lo que fue una magnífica y agradable tarde tintinófila, un éxito total en todos los sentidos. Gracias una vez a la Fundación  Carlos de Amberes  por hacer esto posible. Gracias también a Jesús Caso por las fotografías, a Elías García por sus impagables gestiones para la difusión del evento en los medios, a César Espona por traernos a Alcantarilla y su maravillosa obra, y, cómo no, a Fernando Rodríguez, que concluyó ayer su etapa como presidente de la Asociación, por estar ahí estos cuatro años al frente de Mil Rayos.

¡HASTA LA VISTA, AMIGOS! ¡EL AÑO PRÓXIMO, MAS Y MEJOR!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada