El blog de José Luis Povo

El blog de José Luis Povo

domingo, 27 de junio de 2010

RELECTURAS: "Las aventuras de Blake y Mortimer. EL CASO DEL COLLAR", por Edgar P. Jacobs

Inauguro esta nueva sección del blog, "Relecturas", en la que iré contando mis impresiones tras releer álbumes clásicos que leí por primera vez hace muchos años y que por una u otra razón habían permanecido en la estantería un largo tiempo sin ser revisitados (como está de moda decir ahora). En algunos casos, esta relectura me mostrará el efecto del paso del tiempo sobre la obra, al pasar de la adolescencia de la primera lectura a la madurez de la segunda(si es que en algo he madurado...) En otros casos, descubriré aspectos o matices que se pasaron por alto la primera vez y que merece la pena comentar.
Abrimos con "El Caso del Collar", de Blake y Mortimer, el penúltimo de los álbumes de esta serie realizados  por Edgar P. Jacobs.
"L'Affaire du collier" se comenzó a publicar por capítulos en la revista de Tintin en 1965 y apareció en álbum en 1967. En España, la primera edición corresponde a Ediciones Junior (1986). Después fue publicado por NORMA y más tarde apareció también en la colección "Comics EL PAIS".
La primera vez que leí este álbum, la primera impresión fue de decepción, por varios motivos que trataré de explicar. En primer lugar, el dibujo se alejaba de la línea más parecida a Hergé de otros álbumes anteriores, como "El misterio de la Gran Pirámide". De hecho, el díptico egipcio fue lo primero que conocí de Jacobs, y sus puntos en común con Tintín me fascinaron. De manera que, a medida que Ediciones Junior iba publicando los álbumes posteriores, cada vez iba estando más disgustado por el paulatino alejamiento de Jacobs respecto del estilo de Hergé.
En segundo lugar,  el desarrollo del argumento. El título y un primer vistazo me hicieron pensar en historias de robos que había conocido en el cine, la literatura o el propio comic, en las cuales los robos se perpetran de modo tan ingenioso que la resolución del caso representa todo un enigma, un divertimento policíaco en toda regla. Por ejemplo, en  la novela de robos"Noches de ladrones", de Harry Stephen Keeler, que a la sazón acababa de leer, hay una escena sobre el robo de un collar durante una fiesta en una lujosa mansión, que se presenta al lector como algo extraordinario: ¿cómo se ha podido robar el collar allí mismo, delante de todo el mundo, sin que se descubra  al ladrón? todos los invitados son sospechosos, pero ninguno tiene el collar. La solución era ingeniosa, y si no recuerdo mal tenía que ver con esconder el collar durante un apagón dejándolo caer en una copa, llena de un líquido lo suficientemente denso(como la crema de whisky) para que no se viera, todo cuidadosamente planeado de antemano. En el comic de Jacobs, el planteamiento parece que va en esta línea, al leer las páginas 4 a 8. Blake y Mortimer son invitados a un recepción en la casa del joyero Duranton-Claret, donde se encuentra, en una cámara acorazada a prueba de robos, el collar de Maria Antonieta. La reciente fuga del infame Olrik hace temer un posible robo.

 Sin embargo, de pronto vemos que en este caso no hay sutileza ninguna: ¿que el collar está en una cámara acorazada subterránea? pues se vuela por los aires la cámara y se escapa uno por la galería subterránea con el collar, todo ello en medio de un caos tremendo, porque además se produce una inundación al reventar una conducción de agua.

Al final de la historia, volveremos al subsuelo. La verdad, me desagradó que Jacobs cambiara el glamour de anteriores escenarios, como la torre que alberga las joyas de la corona de Inglaterra, por las alcantarillas.

Relectura
Al reerlo ahora me lo he pasado mejor, como suele suceder cuando agarras un comic sin tantas ideas preconcebidas, sin compararlo con tal o cual otra referencia.Y he apreciado  cosas en las que antes no reparé.
En primer lugar, el dibujo. En efecto es más realista que cualquiera de Tintin, pero eso le va bien a la historia. Es notable el grado de madurez que iba alcanzando Jacobs como dibujante. Por ejemplo, la fisonomía de los dos protagonistas se ha ido definiendo, de modo que conservan sus rasgos característicos, pero ganan realismo, es como si hubieran ido pasando de ser caricaturas a personajes reales sin perder su esencia.
Jacobs contó en este álbum con la colaoración del dibujante Gerald Forton (autor, entre otras cosas, de una de las etapas de la serie Bob Morane), lo que creo que enriqueció el resultado.  Según cuenta el propio Forton, las 20 primeras planchas fueron dibujadas y entintadas por él excepto las caras de los personajes principales. (Los personajes femeninos, como es patente, salieron de su lápiz y no del de Jacobs).Viendo otros dibujos de Forton se observan similutudes con el dibujo de este álbum.(Gracias a nuestros amigos del foro The centaur club de marquejaune.com,que nos han aclarado este aspecto)

Las persecuciones automovilísticas me parecen muy bien dibujadas. Asimismo son muy de destacar los escenarios de París, en los que pueden reconocerse perfectamente edificios, plazas y calles reales de la ciudad (Port-Royal,Rue de la Santé, Place Denfert-Rochereau, Parc Montsouris, Avenue Reille Rue Gazan,Passage des Postes, etc.) 

Hay muchos primerísimos planos del comisario Pradier. A mi siempre me recordaba este personaje al actor Karl Malden; más tarde he sabido que Jacobs se basó para crearlo en la fisonomía  del actor francés Jean Gabin.

En cuanto al desarrollo de la historia, desde luego no es un prodigio de originalidad, pero esta vez he seguido su hilo con más gusto. Después de la escena del robo que hemos contado arriba, el asunto se complica con el intento de secuestro del joyero Duranton-Claret. Si bien Olrik robó el collar, se llevó uno falso, y pone en marcha un plan para recuperar el auténtico. Duranton le había fado el cambiazo, sin calibrar suficientemente el peligro que supone intentar jugársela al temible ex-coronel. Evidentemente, este tipo no debía estar informado de las hazañas de este peligroso aventurero  ¡Hay que ver, a quién se le ocurre, un aficionado  enfrentándose a alguien como Olrik!
Finalmente, Blake y Mortimer lograrán dar con la guarida del villano y recuperar el collar.
En cualquier caso,como he dicho otras veces,el punto fuerte de Jacobs nunca ha estado precisamente en los argumentos de las historias, sino más bien en otras cosas, como las atmósferas que crea o el efecto dramático en el tratamiento de las escenas.  Toda la parte central de la historia, en la casa del joyero Duranton, me ha parecido, leída ahora, un buen ejemplo de esto. Jacobs logra transmitirnos inquietud, desasosiego y la sensación de que algo malo va a pasar. La aparición de la figura de Duranton recortándose al pie de la escalera me parece digna del mismo Alfred Hitchcock.

Y qué decir del estado próximo a la locura en que parece verse sumido este mismo personaje, sometido a misteriosas llamadas que  ponen sus nervios al límite de su resistencia. Es un ambiente opresivo, que recuerda a escenas de películas del cine clásico como"Luz de gas".

La última parte de la historia transcurre ya sin misterio ninguno, centrado en la caza de los villanos y del collar.Me ha llamado esta vez más la atención por su dureza la escena en la que Olrik va cubriendo de agua una cámara donde se encuentra el joyero, con el objeto de hacerle hablar. Este recurso, más visto que el tebeo (y nunca mejor dicho), éstá revestido aquí de una crueldad poco habitual. Quizá influye el hecho de que, como el que está con el agua al cuello no es ninguno de los protagonistas, no tenemos tan claro que no vaya a perecer de esa forma horrible.

Respecto a la parte del final, que se desarrolla en las galerías subterráneas, me da la impresión de que Jacobs se la planteó como un reto: el de conseguir  narrarla de modo que se trasladase al lector el agobio de los protagonistas, que se ven en la situación de encontrarse bajo  tierra, desorientados, a oscuras y con una linterna a la que se le están acabando las pilas. La escena está contada de un modo singular, incluyendo  una  viñeta totalmente negra (¿la única en Blake y Mortimer?)y otras sólo con bocadillos de texto.

Al final, la secuencia de acción en el tiovivo, también me recuerda un poco a Hitchcock.


La historia concluye con una pequeña sorpresa que se agradece.
En conjunto, elementos suficientes para que no pasen otros veinte años sin echar una ojeada a El Caso del Collar...

16 comentarios:

  1. Interesante entrada que me produce grandes dosis de nostalgia. Yo leí este álbum cunado salió la edición de Junior, hace la friolera de 24 años. Recuerdo que en la revista CAIRO, en un artículo dedicado a Blake y Mortimer (entonces casi desconocidos en España)se decía que la mejor aventura era "La marca amarilla". Solo disentía un crítico, cuyo nombre no recuerdo, que opinaba que "El caso del collar" era superior. En varias ocasiones he intentado releer las aventuras de Blake y Mortimer comenzando, dado mi carácter metódico, por "El secreto del espadón". Sin embargo, nunca consigo pasar de la Gran Pirámide. Quizás, gracias a los comentarios de José Luis, es el momento de romper mis ordenados principios y entrar directamente a revisitar el caso del collar

    ResponderEliminar
  2. Yo también me he acordado en esta relectura de aquel comentario de Ramón de España que mencionas, que decía algo como: "Hay consenso general en que el mejor álbum de Blake y Mortimer es La Marca amarilla, salvo Ignacio Molina, que por alguna razón defiende que el bueno es El caso del Collar".Respecto al orden de lectura idóneo para releer esta serie,para mí lo mejor no es empezar por el secreto del Espadón. Yo seguiría un orden heterodoxo, que sería(contando sólo los de Jacobs): Pirámide 1 y 2, Marca, Meteoros, Collar, Espadón 2 y 3, Sato, Trampa diabólica, Atlántida. Si después de todo esto me quedasen ganas, y sólo en ese caso, Espadón 1.

    ResponderEliminar
  3. He editado el post aclarando el tema de la contribución de Gerald Forton en el dibujo. Agradezco su ayuda a los amigos Filochard y Pix del foro The Centaur club, asociado a la web www.marquejaune.com.

    ResponderEliminar
  4. Estupenda entrada Jose Luis. Espereramos mas relecturas tuyas...
    El proximo de Jacobs que adquiera lo hare siguiendo tu orden propuesto, ya que empecé con los tres del Espadón y la verdad es que sin desagradarme, se me hicieron un poco lentos.

    Felicidades por tu blog, chavalin...

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Gelito.
    Del Espadón puedo decir que para mí el primer tomo tiene poco que ver con el resto de la serie, y hacia el final del segundo ya voy viendo aparecer al Jacobs que me gusta.

    ResponderEliminar
  6. Fantasticos escenarios, ritmo, suspense y ambientaciones!

    ResponderEliminar
  7. A mí también me decepcionó mucho El caso del Collar la primera vez que lo leí, tanto que no he vuelto a leerlo desde entonces. Creo que es un álbum que palidece si lo comparamos con obras como La marca Amarilla, El misterio de la gran pirámide o SOS Meteroros.

    Después de leer tu comentario, me animaré a releerlo, a ver si me quito un poco el prejuicio que tengo contra este álbum (...y contra 'Las 3 fórmulas del profesor Sato', que también me disgustó bastante en su día).

    ResponderEliminar
  8. Por cierto, creo que Ignacio Molina es un seudónimo del propio Ramón de España...

    ResponderEliminar
  9. Yo no tengo los del Espadón ... y por vuestros comentarios creo que no los compraré. ¡¡Ostras han pasado dos años y medio desde la última vez que reparé aquí y en leer BD.

    Pd* También me falta "La trampa diabólica" y los últimos editados después de "El santuario de Gondwana"

    ResponderEliminar
  10. A propósito Povo, excelente revisión del caso del Collar !! Lo leí cuando aún iba al colegio, me pareció algo espeso en su momento y de dibujo distanciado de la época tintinófila.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Turnstiles; en efecto, ha pasado tiempo, pero, como ves, aquí seguimos, y me alegro de recibir de nuevo tus visitas.
    Los B&M aparecidos después de Gondwana son "la maldición de los 30 denarios", tomos 1 y 2.
    En la última parte de "El Espadón" ya se puede reconocer al Jacobs más cercano a la época "clásica". De "La trampa diabólica" me gusta el principio, pero, como he contado otras veces, me atasco de la mitad hacia adelante.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Hay una semejanza con el mundo de Tintín en la historia. Jacobs Blake y Mortimer se traslada a un asunto trivial, un robo. Previamente, Blake y Mortimer han participado en viajes en el tiempo, etc Atlántico, ahora como en el tema Joyas Castafiore fue el robo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu comentario, Ivo. No se me había ocurrido pensar en ese paralelismo, pero es muy cierto. Tanto Tintín como Blake y Mortimer se vieron en los 60 resolviendo el robo de una joya después de haber llegado hasta los confines del mundo en aventuras anteriores!

    ResponderEliminar
  14. Hola,

    Justo ayer acabé de leer este álbum. Hace ya unas semanas que he empezado a leer álbumes de Blake and Moritmer después de muchísimos años. Mi experiencia previa se limitaba a La Marca Amarilla y la Pirámide. Así que era muy limitada, pero de alguna forma estos cómics habían dejado un poso en mi mente que de forma casi fortuita se ha despertado recientemente y tengo la intención de leer la serie completa.
    El Caso del Collar me ha parecido más que correcto. Sigo una política de leer las críticas después de haber leído los álbumes, para no dejarme influir por prejuicios, y lo cierto es que acabé bastante contento la lectura. Me ha sorprendido relativamente ver que las críticas al álbum son en general negativas. Lo cierto es que el álbum va a más a medida que avanza (excepto quizás en el dibujo, muy interesante el comentario sobre las primeras planchas con participación de Gerald Forton). Al principio estaba bastante decepcionado, totalmente de acuerdo con el comentario sobre el ¿cómo se roba una caja fuerte? pues reventándola con una bomba ,hombre!... no es el súmum de la imaginación. Pero la historia gana con los varios cambios que se van sucediendo después, incluyendo el cambio final, ¡en la última página! y toda la historia de las catacumbas, bastante tensa.
    En resumen, se puede leer y es más que digno, no como el Espadón, que es racista, absurdo, impresentable y no se cuantas cosas más (pero que que cómo también se comenta más arriba va mejorando a medida que avanza)
    De momento, a parte de lo que leí hace tiempo, llevo el Espadón, el Caso Francis Blake (lo mejor de lo nuevo hasta el momento) y éste. Me da la impresión que los nuevos van a ser mejores que los de Jacobs. El tiempo no pasa en balde y quieras que no si las historias se han elaborado recientemente eso se tiene que notar.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por compartir aquí tus impresiones, Zacarías. Estoy de acuerdo en que es un álbum que va a más . Me gusta la siinceridad con la que hablas de lo que no te gusta de Jacobs. El gusto o la afición por una serie o un autor nunca deben impedirnos separar el grano de la paja. Yo, por ejemplo, siempre he dicho que la lectura de "El enigma de la Atlántida" y "La trampa diabólica" se me hace pesada, y lo mantengo, es algo inque no puedo evitar! Coincido en que El caso Francis Blake es de lo mejor e la serie y te recomiendo encarecidamente también, si no lo has leido aún, "La extraña cira", de los mismos autores, Van Hamme y Benoit; para mi es otra de las joyas de la corona.

    ResponderEliminar