El blog de José Luis Povo

El blog de José Luis Povo

miércoles, 26 de mayo de 2010

LAS AGUILAS DE ROMA de Enrico Marini




A lo largo de mi vida como lector-degustador de tebeos he ido adquiriendo una serie de manías que ignoro si son exclusivamente mías o compartidas por otros aficionados al noveno arte. Una de ellas consiste en que, cuando sale un nuevo episodio de una serie por entregas, tengo que releer todos los capítulos anteriores. Haciendo ésto me pongo al día con el argumento y puedo apreciar mejor los detalles del guión. Como justificación a mi rareza argumentaré la excusa típica de que mi memoria empieza a fallar a causa de la edad. No cabe duda que otro factor relevante y digno de tener en cuenta es el relativo a la dilación que se produce entre la aparición de un album y el siguiente, lo que origina que, un voraz consumidor de cómics como yo, olvide de que iba la trama.











Esta introducción me sirve para confesar que con motivo de la aparición del segundo tomo de "Las águilas de Roma" (Les aigles de Rome) de Enrico Marini, he vuelto a releer el primer volumen, circunstancia que he aprovechado para redactar esta entrada.

La versión original de esta serie fue publicada por Dargaud, apareciendo el primer capítulo en noviembre de 2007 y el segundo en octubre de 2009. En España hemos tenido bastante suerte puesto que la traducción al castellano fue editada por Norma tan sólo seis meses después de su aparición en francés: en junio de 2008 el tomo I y en mayo de 2010 el tomo II. Esta celeridad se debe, sin duda, al éxito tanto de crítica como de público, de los trabajos precedentes del autor de la obra, como Olivier Varèse, Gipsy, La estrella del desierto, Rapaces y, sobre todo, El Escorpión, ya comentado en este blog.





El argumento de Las águilas de Roma reúne todos los elementos propios del peplum. Tras ser derrotado por Druso, Sigmar, príncipe de los queruscos, se ve obligado a dejar como rehén de sus enemigos a su hijo Ermanamer, para de esta forma garantizar la paz y las alianzas con sus oponentes. Trasladado a la capital del imperio, Augusto encomienda a Tito Valerio Falco la educación del joven germano como un romano más, siendo rebautizado como Arminio. Se da la circunstancia de que Falco tiene un hijo, Marco, que es de la misma edad que el rehén. En un principio, ambos adolescentes chocan con fuerza, pero, poco a poco, va surgiendo entre ellos una gran amistad, sellada con un pacto de sangre. Encontraremos, pues, en las andanzas de nuestros protagonistas, batallas contra los bárbaros que amenazan el imperio, luchas sin cuartel por el poder político, entrenamiento militar dirigido por un antiguo legionario, amores imposibles, bacanales y depravación sexual, etc.



Al leer estos dos albumes me han venido a la mente referencias de clásicos del cine como Ben-Hur (la amistad de los dos jóvenes, la carrera de cuádrigas), Espartaco (la preparación militar), Yo, Claudio (la corrupción moral y las conspiraciones partidistas) Gladiator o La caida del imperio romano (las batallas contra los bárbaros).

Todo aderezado con personajes históricos, como los citados Augusto y Druso, o Seiano, el prefecto de la guardia pretoriana.

El autor, tanto del dibujo como del guión, es el italiano, aunque nacido en Suiza, Enrico Marini (1969). En anteriores trabajos, sólo o en compañía de otros, había tocado con notable acierto géneros tan variopintos como el western, los vampiros, la acción futurista y la aventura más o menos histórica. Ahora le toca el turno a una de romanos.

Las imágenes de Marini destacan por su vistosidad, dinamismo y deslumbrante colorido, imponiéndose el clasicismo frente a la estética manga que se reflejaba en sus primeras creaciones. Cabe resaltar la importante labor de documentación en edificios, decorados y términos latinos, lo que motiva la incorporación de un glosario al final de cada tomo.


Veremos que nos depara la continuación de esta recomendable obra que, pese a su guión algo previsible, no impedirá que cuando salga el tercer volumen vuelva a releer los dos primeros.

11 comentarios:

  1. Hola Jose Luis. Yo acabo también de hacer una entrada de Las Águilas de Roma, pero no tan completa como la tuya. Coincido contigo en lo de leer el anterior y más cuando para mi hacía 1 año de la lectura del anterior.Estoy deseando que salga el tercero lo malo es que tendremos que leernos los dos anteriores. Salu2

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Pardi, pero, hablando de Roma,al César lo que es del César, je,je: esta entrada no la he escrito yo sino Joaquín. Lo que ocurre es que como estaba muy callado útimamente estábamos perdiendo la costumbre de leerle, je,je.Pero todo tiene su explicación: Además de dar la vuelta al mundo en globo, ha estado un tiempo estudiando las costumbres de una civilización que se creía perdida en la selva sudamericana. Aunque su vida corrió peligro, logró escapar de los indígenas elaborando un cohete casero que, de paso, le permitió visitar un asteroide hasta ahora desconocido por los astrónomos.Bienvenido de nuevo, amigo!
    Jugosa entrada, por cierto, que, junto con la que en su día publicó Jolan en Adalides, me reafirman en que ya estoy tardando en devorar esta serie. Interesantes las referencias que apuntas a los clásicos del género.

    ResponderEliminar
  3. Buena costumbre la de releer las partes previas, sobre todo si pasan muchos meses entre la salida de una y otra. A todos nos falla la memoria en ese sentido y lo mejor es volver sobre las páginas anteriores para ponerse al día.

    Dicho esto, comentar -como precisamente también le decía a Pardi en su reseña- que estoy a punto de acabarme el segundo álbum y que la impresión, en general, es buena. Eso sí, hay cosas mejorables y no estaría mal que Marini le diera un empujoncito al guión para dinamizarlo, pero la historia se disfruta con tranquilidad, además de que el trazo del autor es una gozada, para qué decir otra cosa!

    Pues nada, en unos días uniré mi opinión a las vuestras ;)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Yo no lo disfruté tanto.... es verdad que el argumento es muy bueno, si, pero Marini se vuelve a perder inexplicablemente en historias de cama (o sin cama) que poco o nada hacen valer la historia que nos cuenta... una lástima, a mi gusto, por que la historia es buena. Desde luego ( y por poner un ejemplo actual) Murena, aunque también mete historias de sexo, está mucho mejor desarrollado, Las Águilas no aguantan la comparación a pesar de los dibujos de Marini.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios. Respecto a "Murena" es otro de mis objetivos para realizar una entrada. Lo malo es que ya van siete capítulos ...
    Ojalá mi ausencia de este blog se hubiera debido a las aventuras que dice José Luis. La realidad es más prosaica y aburrida: la elaboración de un libro jurídico de casi 500 páginas que en uno o dos meses saldrá a la venta. Y sin dibujos.

    ResponderEliminar
  6. LA primera entrega muy flojita (se nota demasiado que es el primer trabajo de Marini como autor completo); en el segundo, la cosa mejora bastante y deja con ganas de leer la tercera.

    Impacientes Saludos.

    ResponderEliminar
  7. A mi me encanta.Para mí Marini roza la genialidad en sus dibujos, tanto en la forma como en la ambientación. Aunque como bien dice Angux, cualquier escusa es buena para las escenas de sexo y más si el comic está ambientado en la antigua Roma donde las orgías estaban al orden del día. Yo ya espero con ansia el tercer volumen...

    ResponderEliminar
  8. Un saludo a todos. Aunque tengo los dos tomos de Las Aguilas de Roma, todavía no puedo opinar sobre ellas, y me explico, me parece estupendo que os guste releer los tomos anteriores cuando sale el último, pero yo prefiero esperar un poco y leerlos cuando ya tengo varios tomos, (si es raro) porque leer uno y tener que esperar incluso varios años es una lata. Compré estos por que ya había leido varios de Marini y me gusta sobre toda su diseño. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  9. Povo, has leido que para el 2053 hay nuevo tintín con guión de Benoit Peters' está en el foro de tintin cat

    ResponderEliminar
  10. Gracias por el offtopic con esta sensacional noticia, Pablo. Ya he puesto mi cmentario al respecto en CFH:http://tintin.losforos.es/board/derechos-sobre-tintin-t927-15.html
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar