El blog de José Luis Povo

El blog de José Luis Povo

lunes, 14 de diciembre de 2009

”SASMIRA” de Laurent Vicomte

Si hay una cosa que, como consumidor-degustador de tebeos, me molesta sobremanera es que me dejen con una historia sin terminar, especialmente si es por culpa de editores poco escrupulosos con los lectores. Por si esto fuera poco, en muchas ocasiones suele ocurrir que otra editorial publica una nueva edición de la obra en su día interrumpida, normalmente más lujosa y mejor documentada que la anterior, lo que inevitablemente me hace caer en la tentación de volver a comprar los mismos volúmenes que ya tenía, en un afán coleccionista claramente patológico. Y si de nuevo se interrumpe la serie, os podéis imaginar el volumen de mi cabreo.
No obstante, he de reconocer que el hecho de ignorar como continúa o acaba una determinada historia, me lleva a mitificar la narración interrumpida, siendo a veces más placentero el imaginar como podría ser el final que conocer el final en sí, sobre todo en aquellos supuestos en que la conclusión desmerece en mucho al planteamiento. Raro que es uno.
Mi entrada de hoy se refiere a una de esas series “cortadas” pero, precisamente por ello, idealizada por mí. Se trata de “Sasmira”, creación de Laurent Vicomte, cuyo primer episodio, titulado “La llamada” (“L´appel”) se publicó en 1997 por Les Humanoïdes Associés, sin que hasta el momento haya tenido continuidad. En España lo podemos encontrar en el número 152, de la colección Cimoc Extra Color de Norma Editorial.
El argumento tiene un halo de misterio que multiplica el efecto mitificador al que antes aludía. Estamos en 1996, Stanislas, un joven y prometedor pianista, está paseando por la Isla de la Cité cuando, de repente, alguien le llama por su nombre. Se trata de una anciana que, tras recitar una especie de poema y entregarle un anillo con forma de escarabajo, fallece entre los brazos del joven. Aturdido por este acontecimiento, Stanislas intenta averiguar quien era la misteriosa anciana, teniendo como única pista una fotografía de principios de siglo, hallada en los bolsillos de la fallecida, y en la que aparecen una serie de personas delante de una lujosa mansión. Nuestro protagonista se ve especialmente impactado por uno de los personajes del retrato, una bella joven que más adelante sabremos que responde al nombre de Sasmira. En su labor de búsqueda, Stanislas se ve ayudado por su novia Bertille, que aunque observa con preocupación el carácter obsesivo de la investigación de su prometido, antepone su amor a otras consideraciones. A este interesante comienzo debemos añadir un elemento fantástico, consistente en un viaje al pasado que complica aún más la trama y nos lleva a interrogarnos sobre cómo conseguirá el autor desembrollar la madeja que ha originado.
Por establecer un cierto paralelismo dentro de mis gustos personales, “Sasmira” me recuerda a una película titulada “Jennie” (“Portrait of Jennie”) dirigida por William Dieterle en 1948 y protagonizada por el gran Joseph Cotten y la no menos grande Jennifer Jones, y que también combina ese halo romántico y misterioso con saltos en el tiempo incluidos.
El autor, tanto del dibujo como del guión, es Laurent Vicomte (Sainte-Adresse, 1956), conocido en nuestro país por ser el responsable de las imágenes de los cuatro episodios del primer ciclo de “El país del fin del mundo” (“Balade au bout du monde”, 1981-1988) con guión de Makyo. Esta obra obtuvo numerosos premios y reportó a sus autores reconocimiento profesional y éxito popular. Sin embargo, una vez finalizada su participación en esta serie, Vicomte abandonó el mundo del cómic para dedicarse al diseño de joyas. Ya en 1997 publicó, tras cuatro años de trabajo, la primera entrega de Sasmira, desapareciendo de nuevo del mapa tebeístico, manifestando incluso que no habría continuación. Sin embargo, tras la adquisición por Glénat de los derechos de la serie y la reedición por esta editorial del primer episodio, se comenta que Vicomte está trabajando, por fin, en el segundo capítulo de Sasmira, de la que, al parecer, están previstos cuatro álbumes.
A pesar de sus escasas publicaciones y largas ausencias, Laurent Vicomte está considerado como uno de los mejores autores de la BD contemporánea. El virtuosismo del dibujante se puede comprobar tanto en el detalle de los vestidos de época y de los decorados interiores como en los planos generales de París o de los edificios más emblemáticos. Se trata de un dibujo realista y clásico pero efectivo, siendo destacable el uso del color que le da un aire romántico y como de otra época al ambiente de la historia.
Espero que todos escuchéis también la llamada de Sasmira y podáis disfrutar de esta obra maestra del cómic, aunque tras hacerlo debáis incorporaros a la lista de espera de los impacientes lectores de la continuación de ésta serie.

3 comentarios:

  1. desde luego, los dibujos son espléndidos y, por lo que parece, la historia es atractiva.Me parece una buena noticia que se piense en reemprender la serie.

    ResponderEliminar
  2. hola, soy un ex coleccionista de comics, y hace un par de días, revisando mi colección, tuve el placer de reencontrar esta interesante historia y nuevamente he quedado enganchado. Me puse a buscar donde conseguir la continuación y acabo de descubrir que aún no ha sido publicada. Qué decepción!! Por favor, avisa cuando sepas de su publicación. Gracias.
    Antonio Sánchez

    ResponderEliminar
  3. http://www.bedetheque.com/album-107526-BD-La-fausse-note.html

    ResponderEliminar